¿Tienen los trabajadores derecho a hacer pausas para fumar?

¿Tienen los trabajadores derecho a hacer pausas para fumar?

Las interrupciones de la jornada laboral para ir a fumar suponen entre 25 y 30 minutos al día, según varios estudios pero ¿se pueden prohibir las pausas para echar un cigarrillo?

La ley que regula la venta, el suministro, el consumo y la publicación de los productos del tabaco prohíbe que se fume en el centro de trabajo o, en su caso, en las zonas no habilitadas al efecto. Sin embargo, no dice nada sobre la posibilidad de que el trabajador haga una pausa en su trabajo para fumar fuera del lugar de trabajo.

Está claro que las pausas para fumar suponen un coste económico para las empresas, no solo por el tiempo perdido, sino también por los efectos del tabaco en la salud de los empleados fumadores, lo que aumenta las ausencias de estos empleados.

Sobre este tema, la empresa puede llegar a acuerdos con los empleados, ya sea mediante convenio colectivo u otros pactos y regular las pausas para fumar. No obstante, esta cuestión  plantea varios problemas:

  • Tolerar las pausas para fumar se puede considerar discriminatorio porque genera un agravio a los empleados no fumadores, ya que se produce una desigualdad de trato. No se puede permitir que unos empleados trabajen menos por su adicción al tabaco. Para solucionar este problema se podría reducir la retribución de los empleados fumadores o aumentar su jornada en función del tiempo no trabajado para salir a fumar.
  • Optar por no contratar a empleados fumadores es contrario a los derechos fundamentales del trabajador, en concreto al derecho a la intimidad y a la igualdad, por lo que también es discriminatorio.

 

¿Fumar en el trabajo puede ser causa de despido?

Según la Sala de los Social del Tribunal Superior de Justicia de Baleares, en una sentencia reciente, fumar no puede ser causa de despido disciplinario.

En el caso que hace referencia la sentencia, el empleado fue sorprendido fumando fuera del horario de descanso. Para el tribunal, lo imputado y acreditado son sucesivos abandonos del puesto de trabajo y considera que esta conducta no es un incumplimiento muy grave de las obligaciones derivadas del contrato de trabajo y no merece por ello la sanción de despido impuesta.

Si necesitas asesoramiento laboral especializado en relación a este tema u otros, puedes contactar con la asesoría Laboral PRO, que te ofrece un servicio laboral global.

Volver