¿Cómo impacta el ruido laboral en la salud?

Blog de asesoría laboral para empresas

¿Cómo impacta el ruido laboral en la salud?

La protección de la salud y seguridad en el ámbito laboral ha sido una de las reivindicaciones históricas de los trabajadores. El arduo trabajo en la industria manufacturera y la construcción provocó que muchos trabajadores padecieran “sordera profesional”. Así lo refleja, precisamente, la escena inicial de la oscarizada película “Norma Rae”, referente en la lucha por los derechos de los trabajadores, y que revela las duras condiciones en las que trabajaban –hace no tanto- los empleados de las fábricas textiles en EEUU.

A pesar de los avances producidos en los últimos años, el problema aún persiste. La pérdida de audición provocada por el ruido es la enfermedad profesional más común en la UE, según un informe publicado por la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo. En concreto, las dificultades auditivas graves tienen una frecuencia del 1,9 % en todas las profesiones (5 % en el caso de la construcción).

Si bien el ruido es un problema más evidente en la industria manufacturera o en la construcción- como hemos mencionado-, también puede constituir un problema en otros entornos de trabajo, como en el sector de la hostelería, de las artes gráficas, en las recepciones o centralitas, en las escuelas, etc.

Qué es el ruido laboral y cuáles son sus efectos

El ruido laboral puede definirse como el sonido molesto y estridente al oído que sufren algunos trabajadores en su puesto de trabajo y que puede provocar graves problemas de salud, en particular, la pérdida de capacidad auditiva.

Según el Tribunal Supremo “el ruido puede llegar a representar un factor psicopatógeno destacado en el seno de nuestra sociedad y una fuente de permanente perturbación de la calidad de vida de los ciudadanos (como lo acreditan las directrices marcadas por la Organización Mundial de la Salud sobre el ruido ambiental)”.

En este sentido, la OMS advierte que la pérdida de audición provocada por el ruido es irreversible. En concreto, el Informe “Escuchar sin riesgos” apunta que “la exposición a sonidos fuertes, independientemente de su duración, provoca cansancio en las células sensoriales auditivas, lo que da lugar a una pérdida temporal de audicióno acúfenos (sensación de zumbido en los oídos)”.

Otras consecuencias del ruido son el estrés, la fatiga, pérdida de capacidad de reacción y comunicación que pueden ser causa de accidentes y contribuir a la aparición de problemas circulatorios, digestivos y nerviosos.

Cómo está protegido por la normativa vigente

La base normativa que recoge el elenco de garantías y responsabilidades para establecer un adecuado nivel de protección de la seguridad y salud de los trabajadores es la Ley 31/1995, de prevención de riesgos laborales. Sin embargo, fruto de la transposición a nuestro ordenamiento de la Directiva 2003/10/CE, sobre las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de los agentes físicos (ruido), existe una normativa interna específica sobre el ruido: el Real Decreto 286/2006, de 10 de marzo, sobre la protección de la salud y seguridad de los trabajadores contra los riesgos de la exposición del ruido.

Según esta norma, “los riesgos derivados de la exposición al ruido deben eliminarse en su origen o reducirse al nivel más bajo posible, teniendo en cuenta los avances técnicos y la disponibilidad de medidas de control del ruido en su origen”. Para ello, se hace hincapié en la prevención del ruido, mediante:

  • otros métodos de trabajo que reduzcan la necesidad de exponerse al ruido;
  • la elección de equipos de trabajo adecuados que generen el menor nivel posible de ruido;
  • la concepción y disposición de los lugares y puestos de trabajo;
  • la información y formación adecuadas para enseñar a los trabajadores a utilizar correctamente el equipo de trabajo con vistas a reducir al mínimo su exposición al ruido;
  • la reducción técnica del ruido:
  • programas apropiados de mantenimiento de los equipos de trabajo, del lugar de trabajo y de los puestos de trabajo;
  • la reducción del ruido mediante la organización del trabajo.

Asimismo, el empresario debe fomentar el uso de protectores auditivos cuando no sea obligatorio y velando por su uso cuando lo sea; asimismo, es responsable de comprobar la eficacia de las medidas adoptadas para prevenir el ruido.

Efectos del ruido en mujeres embarazadas

La exposición de las trabajadoras embarazadas a elevados niveles de ruido en el trabajo puede afectar al feto, ya que una exposición prolongada al ruido puede provocar un aumento de la presión sanguínea y del cansancio. Así lo demuestra un estudio publicado por el Instituto de Medicina Ambiental (IMM) de Karolinska (Suecia) que indica que la exposición al ruido durante el embarazo puede dañar la audición del niño, con un aumento del 80 % en el riesgo en ambientes laborales con niveles particularmente altos en decibelios.

Por tanto, las empresas tienen que evaluar una serie de factores- como la naturaleza, el grado y la duración de la exposición de las trabajadoras embarazadas al ruido-, para determinar si existe un riesgo para la seguridad y la salud de la trabajadora o efectos sobre el embarazo, en cuyo caso, la empresa debe modificar las condiciones de trabajo de la embarazada para evitar dicha exposición.

¿Tienes alguna duda?

Si eres una empresa y tienes alguna duda acerca de "¿Cómo impacta el ruido laboral en la salud? " ponte en contacto con nosotros.

Contacta ahora
Volver